viernes

no estar y estar

No estar y estar en mente
sabiendo que tu estás allá y yo acá
en pensamientos y recuerdos
en mis preocupaciones nocturnas

qué tortura es saber que no estás acá
pero me consuelo de saber que estás en mi
en el recuerdo dividido y en el olvido que estimo

miércoles

razón de CARL

¿y si mis miradas se cruzaran con la tuya?
estallaría y no podría soportar esa sensación que me produciría.
la elevación a lo cósmico y mágico
a lo divino de la vida en flor
abrazando tu corazón 
de boca a alma.

la vida es bella a tu lado

llena de risa, baile y cántico entre ciruelos
entre tus ojos divinos y cintura de paisaje sureño
no tengo un motivo para acercarme
simplemente voy, viene y vamos juntos de los labios.

¿Si te digo que mi certeza es estar contigo?

que mi cabeza ya no se desvela más que por encontrar algo con que seguir conquistándote
seguir en mi puesto de avanzada al ir por tus pensamientos e intersectarlos en los míos
que feliz sería si todos nuestros puntos fueran infinitos
ser tu, ser yo, ¡que importa! ser nosotros.

Soy extranjero y natural a la vez

extranjero en mi silencio, natural en tu mirada
llegar al punto de hablar de nosotros más que de mí 
al contorno de tu silueta nocturna y blanca
de tus pies aéreos.

en un arrebato de silencio pasajero

medito debajo de mi árbol azul
imaginando los higos de nuestros veranos pasados y futuros
busco y seguiré buscando tu voz
en mi silencio amoroso 
en tu cuello majestuoso


martes

Mirada Recatada

La luna brillaba más que nunca,
el sonido de la respiración cortaba nuestras miradas al cielo,
el silencio fue interrumpido por los maullidos;
gatos cantando a los techos.

Una flor recogía los primeros destellos de luz,
cada vez se intensificaban más y más,
hasta caer en el hipnotismo de sus ojos,
en las manos que encerraron mis suspiros y limpiaron las lágrimas extasiadas.

Solos, tu en la noche, yo en tus estrellas,
la noche más clara y hermosa hasta conmover los mismos astros lejanos.

¿qué podría decirse de los autos inmóviles que esperaban partir y alejarse?
ay, el tiempo es lo peor del silencio, el peor enemigo que se lleva a los vivos.

hermosa, y hasta ahora mis latidos se sacuden sin control,
mis pensamientos van a ti,
con mi corazón espasmoso,
te alcanzo y tengo,
y mi corazón ya se detiene.

tiemblo por casi tocar el cielo con tus ojos
desapareciendo en la niebla humana
la niebla amorosa del aliento divino
de las miradas atraídas en lo cósmico.

¡que ganas de seguir sumergido en tu mirada!
en tu aroma de cantos y labios voluntarios
que me ilumina y me anima.

me gustas y lo sabes,
te enojas y soy destruido.
porque tu voz es canto,
es agrado y alivio.

¡ay amor, que mis suspiros te alcancen!
dame tus manos con tu pelo sumergido en mi rostro,
porque tu voz es canto,
es agrado.
Te alegras y soy un niño,
dame tus labios,
y cuando me veas seré renacido.

¡ay amor, que mis suspiros te alcancen!

jueves

Mirada Catalogada

al son de unas gotas
en el ritmo de la lluvia
y yo aquí mudo
esperando encontrarnos en los sueños
escucho esas gotas, como pisadas en la penumbra pero nocturnas
me enamoro del sonido de ellas que despiden perfume.
al final de la noche

escondido de mis deseos y del silencio de mis manos
con la pena de un niño castigado
respiro la lejanía de tu mirada cortada por la lluvia.
labios de lunas nocturnas
me acompaña en caminos largos
caminatas agradables en conversaciones simultaneas
luz que ilumina mis bancas esquinadas
sonrisa que alegra al que la mira
y esa mirada que hace pausa a la vida.

porque no es una suma de casos aislados
es la totalidad de tu ser
la que me enamora, la que me cautiva
la que me duele, la que me hace morir
y me hace renacer, revivir en tus ojos acaramelados
y sin pensarlo busco en tu cielo tu luna, tus estrellas fugaces y estáticas.

una y otra vez repaso tus pies
tus manos, tu cuello
todo mientras tu perfume me atrapa cuando te espío
aroma que me encadena a tu búsqueda
al vals nocturno del presente y futuro
tu abrazo es como canciones
son una tarde con sol, verde y viento tibio
un jugo de manzana helado a las 5 en pleno verano
y una tasa de té en días lluviosos como hoy.

lunes

Catalejo

Me faltabas tu,
con tu pestañeo de risa y contemplación,
en la divinidad de tu mirada divinizada,
con un leve añejo de amor labiado.


Me faltaba tu aroma,
para despertar "enlactiado" en tus labios,
quizás para volar raso a tu boca anclado


eres bella toda
y no lo digo sólo por tu cuerpo
(que bastante mal me tiene)


me faltaban tus labios
sonriéndome con tus ojos
llevándome a la elevación amorosa
y por sobre todo, a tu canto cósmico


¡que hermoso es tu rostro!
me invita cada día a buscar tu compañía
a saludarte de abrazos y tomar tus manos
porque eres hechura divina
eres canto de día


me faltaban tus manos
para tomar las mías y reírnos de los transeúntes idos
mirar los árboles que aplauden a nuestro andar
con el sonido del viento, caminar mirando
como nuestros labios se tocan en cada paso
y sin pensarlo, abrazarnos enamorados.

martes

Catamarán

Al frente de algunos libros hay dos amantes
ella tiene una luna en sus labios
el una alegría en sus ojos después que la besa.

Bella que traspasa los pensamientos,
enamora los recuerdos en manos de cristal
mirando al cielo se puede ver la ausencia de las estrellas
es que todas están en su cuerpo
para ser contempladas ahí, justo ahí y ahí.


Entre aromas de piel que amarran los ojos
cayendo en la satisfacción de la atracción labial
para probar con los sentidos llanos,
la mirada secuencial nocturna en el mar.

Y entonces, quedarse muerto un rato
para despertar en su cuello alado
que conectan con las playas caribeñas
de climas agradables, de abrazos angelicales.

Convertido animal de barro cocido
y pintado con el viento de tus manos
fundidos en el cielo nocturno espectador
ojos diurnos y nocturnos que cantan a la luna
hacen de mi una parodia al mirarte
entre hombros detrás de un libro de dos amantes 
en un vals gatuno
ella tiene sus labios en los de él
él, sus manos juntas con las de ella.



Paralelepidiotismo ilustrado

Bueno, a modo personal, de desahogo propio, por naturaleza muerta de cuadro de los pensamientos otoñales podridos, antes de dedicarme otra vez a lo que alguna vez fue mi sello personal. En ese preciso instante de la vida, después de mucho vagar, de patear hojas disolutas y amarillentas, para dedicar palabras de odio personal, de desahogo propio, por naturaleza muerta de cuadro de los pensamientos de pasatiempo y delicadeza temporal: Al Pasado Amargo.

Acto I
A las acciones, como tercera persona singular;

Una carta hubiera bastado. si, solo una carta por la vía común y silvestre. Eso es lo más paradójico, que ahora a esto le llamamos silvestre. ¿irónico? ahora caminan en direcciones realmente opuestas. ¿Qué es lo real ahora? antes lo fueron los diálogos largos. Las respuestas, un viaje entero para releer los libros y ensayos. Hoy se escribe en otro tono. Claro, tienen razón de estar en lo correcto. Pero una luz amarilla hubiera bastado. Los silencios son para otras cosas. no callo en la distancia, callo en la amargura y la vergüenza.

Acto II
A los mensajes, como tercera persona singular encubierta;

Había una vez, un jardinero que plantó semillas de girasol. Estaba orgulloso de su obra, pues estos habían crecido y producían muchas semillas. El sol las regaba cada día, celosamente las miraba, las acariciaba encubiertamente con poesías de luces y cantos. Pero cierto día, el sol no apareció más (se había enfermado de amor). En su defecto, apareció un planeta que con la luz del sol enfermo, bañó a los girasoles con perfumes y poemas extraídos de otra galaxia. tanto así, que las girasoles se enamoraron de este planeta disfrazado de sol y una vez que el verdadero se mejoró, las girasoles se marchitaron de pena al ver que el planeta ya no estaba. En su dolor, el jardinero volvió a plantar otras girasoles. Aunque el sol, nunca más volvió a cantar de amor.

Acto III
A los sentimientos, como tercera persona singular extraviada (que se perdieron en el camino en prosa);

Botella de mar en paz
recorriendo el silencio que es la palabra fijada
un día, tan solo un día para desaparecer en la nada
en la elevación de lo cósmico
tan solo un día dentro del patio de la casa del caos mental
esparciendo pedazos en las axiladas amebas
¿es que hay sentido en la desaparición del vacío dejado?
se bebe del licor del dolor, se embriaga en la pena del líquido espeso
las cabezas dan vueltas con los recuerdos de corrientes marinas en círculos
sin disipaciones, las voces son ahogadas dentro del odio vomitivo
No hay donde llegar ni sentir el respaldo de la verdad
platos servidos con las penas de los que se van
todo al ver los rostros de la desesperación causada por todos los hijos de satán
vienen a ratos, se miran y los ojos son ahogados una vez más en el círculo del mar.

Acto IV
Final, como tercera persona desvanecida;

Otra decisión, mucho más trascendental, con más impacto para este momento, ""El desconocimiento real"". Ahora el lamento se traduce en los ojos rojos, en los ojos de polvo y humo que se desvanecen como esos recuerdos y sensaciones que se hubiera deseado no experimentar.